dietas para adelgazar CUENTOS INFANTILES CHAGALL

martes, 15 de mayo de 2012

Si yo no fuera verde yadi dadi dadi didu didu didu didu dum Si yo fuera de otro color.... bidi bidi bum

¿ Pero que pasaaa ? ¡¡¡, ¿ Donde estoyyy ? !!!, ¡¡¡ ¿ Qué es estooo ? !!!

¡¡¡ Ayyy San Antóniooo benditooo !!!, está claro que me he quedado dormida y esto es una pesadilla. Me daré un pellizco.... a ver si salgo de ella.

Ayyy mamáááa, que va a ser que nooo, que estoy bien despiertaaa

Por todos los huevos que puso mi madre, juro que no lo entiendo. Con lo agustito y fresquita que estaba yo....durmiendo bajo la sombra de unos tiernos canónigos ....

¡¡¡ Oooh, Oooh , ¿y esto ? !!!....Que pasillo más largo, frío y gris.¡¡¡ Andaaa, si se mueve y todo, parece una montaña rusa !!! Ooohh....Aaahhh.....Ayyyy ...qué de revolcones, que de bandazos de subir y bajar, por San Antonio, qué mareooo ....

¡¡¡ Coñeee !!! ¿ y ahora que ? me gusta mucho el agua, pero bastaaa yaaa, que me voy a ahogaaar !!!

Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhh, lo que me faltaba ,¡¡¡ vaya caída al vacío !!!, Uffffffffffffffffffffffff, me ha ido por los pelos descalabrar me.

¡¡¡ Ostras !!! que ruido más raro, ¿ qué será ese brrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr ?

Jopetaaaasss ....¿ Pero que es estooo ?, ¿que quieren hacer conmigooo ?, socorrooooooooooooooo, que alguien me ayudeeeeeeeeeeeeee....me están centrifunadoooooooooooooooo

Ayyyy... que dolor madreee, casi se me saltan los ojos de las órbitas, más de los que los tengo ya, que mareooo, por favor más revolcones nooo.... ya no puedo más, se me están revolviendo los mosquitos que he almorzado.

Eso sí, fresca y limpita estoy, pero echa polvo que no veas, también.

Eeeh !!! , ¿ Y esooooo ? ....¿ que será ese flop, flop, flop ?....No quiero ni mirar....No. No y Nooo. No quiero saber lo que me espera ahora, Ayyyyyyyyyy mamaitaaa que miedo me da....

Uffffffffff, por fin. Parece que se ha quedado esto quieto de una vez.... No se si abrir los ojos, o no. Mmmm, ¿y si abro uno solo ?,...

¡¡¡ Anda mira !!!, si estoy en un lecho de frescos y límpios canónigos. Que raro es todo esto. Más vale que salga de aquí saltando, por.... si las moscas....

¡¡¡ Leñeeeeeeeeeeeeee !!!....

¿ Y ahoraaa ?....Ahora....¿ por donde me escapo yooo ????????????????

Auxiliooo, socorrooo....saquenmé que aquíííííi





Elvira Moreno Dolz ( chagall )

domingo, 11 de marzo de 2012

COOK


Desde que nació, Coock vivía continuamente perseguido, sin tregua, sin descanso.


No recordaba ningún día de su corta vida, ni tan siquiera un solo momento, que no fuera así.


Al principio estaba muy aterrorizado, no sabía ni donde meterse, ni como actuar. Tan solo asustarse y temblar y temblar.

Coock procuraba esconderse, escaparse, pero no había nada que hacer. Esa cosa larga y peluda, nunca se separaba de el, incluso dormía enroscado a su lado y otras.... hasta parecía que lo abrazaba.


Poco a poco Coock, le fue perdiendo ese miedo terrorífico, pero seguía sintiendo una inquietud muy incómoda y mucho fastidio. Por que daño....daño.... ??, no, la verdad es que no le hacía, ni le había hecho. No le había causado ningún mal, ni había tratado de comérselo y eso que nunca le había visto comer ni beber. Solo algunas veces, cuando el estaba contento, un pequeño azote, sí que le daba.... pero de esos que no duelen nada. Aún así.... el, no las tenía todas consigo.


Intimidad ??.... no tenía ninguna. Le perseguía en todo momento, por todos lados. Ni para hacer sus necesidades, le dejaba a solas, y....¡¡¡  Esooo....esoooooo, era lo que más le molestaba !!!. ¡¡¡ Con la vergüenza que a el le daba !!! ....y la cosa esa....mirando le desde su espalda.


Muchas veces el lo había acechado, cuando creía que esa cosa dormía profunda mente, con un ojo abierto y  el otro medio cerrado, lo miraba de reojo.



Se preparaba y salía disparado, como con...un.....¡¡¡ Pataaaaas para que os quierooooo ??.... Ayudadmeeee a correeeer !!!. Pero nada, ni por esas, no podía darle esquinazo de ninguna manera. Esa cosa, siempre seguía tras el.
Cumplidos los tres meses y tras recibir varias picaduras y manoseos, ( no es que le dolieran mucho, pero si eran muy molestos ) que le había dado alguien muy grande, en una fría mesa, salió de paseo al parque con sus padres. No hablaban como el, pero bueno, eso  no le importaba para nada, a su manera se entendían, le querían mucho y le cuidaban. 


Al poco rato vio a alguien corriendo a lo lejos, que le pasaba lo mismo que a el, 


¡¡¡ Ehh..... ehhh, a tiii, a tiiiiii te digoooo....  Síiiiiiiii, síiiiiiiiiiii a tiiiiiiii,  al que le persigueeee una cosa larga y peludaaaaa como a miiiiiiiiiii !!! -  Decía gritando como un poseso.


Llamada la atención por los chillidos, el aludido se paró en seco desconcertado, mirándole con los ojos abiertos de par en par. Pasados unos segundos de indecisión,  se acercó rápidamente a su lado y le preguntó....


- Que te ocurre pequeño ??, quien te persigue ??, quien me persigue ??....


* ¡¡¡ Esa cosa larga y peluda que nos sigue a todas partes !!! -,Respondió Coock, al mismo tiempo que se la señalaba.


-¡¡¡ ¿¿  Esooooooooooooo ?? !!!....  Ayyyyyyy pequeñooooo.... Jaa, Jaaa, Jaaaa.... No te persigue nadie -, respondió su nuevo amigo, revolcando se de risa. - Nadie te persigue, ni a mi tampoco....jaa, jaaa, jaaaa..._.
- Esa cosa larga y peluda, pequeño cachorro,  precioso perrito, no es más que....


¡¡¡ TU COLA !!!, ¡¡¡ TU RABITO !!! 


_ ¡¡¡ Ahhhhh !!!!....¡¡¡  Graciaaaaasss !!! - Exclamó Cook muy contento y por fin tranquilo.


- Adios amigo y muchas gracias  -  le dijo,  alejandose  de el corriendo y dirigiéndose hacia el lugar donde le esperaban sus padres, ahora con el rabo muy  tieso, mirándolo sonriendo  y orgulloso de el. 




Colorín colorado, espero que este cuento  te haya gustado.


* Moraleja .... Nadie amiguitos, nace enseñado. *

Elvira Moreno Dolz ( chagall )

martes, 28 de febrero de 2012

Mónica y el Fanfaniego

Para mi hija MÓNICA. Con todo mi cariño, va dedicado a ti. Feliz 32 cumpleaños hija mía. Te quiero muchísimo.

Desde muy pequeñita Mónica recorrió muchos rincones de España, practicando la acampada libre.
Unas veces iba sola con sus padres y su hermano David.



Muchas veces llevaron con ellos a dos hermanos, dos vecinos pequeños como ellos, Toni y Piluchi y otras veces, iban junto con algunos amigos de sus padres y sus respectivos hijos.


Aprendió muchas cosas de esas vivencias, así como muchos valores, como por ejemplo....


Supo desde chiquitina,  amar y respetar a  la Naturaleza y a sus habitantes, fueran personas, plantas, animales o su entorno.


Aprendió a dejar el lugar en el que acampaban, mucho más limpio de como lo habían encontrado.


También aprendió a pescar en los ríos y en los pantanos, así como en el mar, dejando en libertad a los peces y crustáceos pequeñines y solo pescar lo que se iba a comer. Por supuesto, con su correspondiente licencia para ello, todos tenían cada cual la suya.


En una de esas acampadas, iba con sus padres, su hermano y sus amiguitos vecinos. Habían acampado en la ribera del río Cardoner, un lugar situado entre los pueblos de Súria y Cardona. Un lugar muy bello, tranquilo y recogido, tanto.... que eran visitados por algunos jabalíes durante la noche y en el cual ya habían estado en más ocasiones.


Como tantas noches habían encendido una profunda hoguera, rodeada de piedras grandecitas. Siempre con el cuidado de no hacerla bajo los árboles, muy cerquita de la orilla del río y con dos cubos de agua preparados, por si acaso.
La noche junto a la hoguera, se transformaba en un momento muy especial. Hablaban de los momentos pasados durante el día, de las excursiones realizadas, de los animales que habían visto en el camino, las flores, las plantas....


También se contaban cuentos.... historias.... se reía.... se tostaban nubes de azúcar insertadas en palitos, en las llamas.... en fin, algo muy relajante antes de irse a dormir.


Una noche mientras estaban todos sentados,  hablando,  rodeando la hoguera, algo golpeó la cabeza de Mónica y después al fuego cayó.


Enseguida, Mónica se levantó para ver lo que era y un grito profundo, mezclado entre terror, lágrimas y pena, de su pequeña garganta salió....
¡¡¡ Que se quemaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa....!!!  ¡¡¡ Que se quemaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa....!!!


¡¡¡ Papaaaaaaaaaaaaaaa.... Mamaaaaaaaaaaaaa.... Que se quemaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa....!!! .... gritaba siendo esta vez toda ella, un mar de lágrimas.


Su padre se levantó corriendo y de entre las llamas.... un escarabajo sanjuanero sacó.


¡¡¡ Qué es papá ? está vivoooooooooooooo? trae que lo curooooooooooo !!!!, preguntaba Mónica llorando sin consuelo, alargando sus manos hacia las de su padre, al mismo tiempo.


- Es un  Fanfaniego Moniquilla -, respondió el.... (dijo el pobre lo primero que se le ocurrió, al verla así ) y no hija mía, el pobrecito se ha quemado tanto, que los ángeles se lo han llevado al cielo con sus papás, para que no sufra....


La verdad es, que era conmovedor, ver a Mónica así, no paraba de llorar y llorar, con el pequeño Fanfaniego entre sus manitas, llenándole de besos y tiernas caricias.


Por fín se calmó un poco y entre todos decidimos preparar un funeral, para el pobrecito Fanfaniego.


En una cajita de cerillas, forrada con un  blanco y suave copo de algodón, Mónica depositó al Fanfaniego en su interior.
Tras ello,  por fin, todos se fueron a dormir. Al día siguiente sería el entierro, así que todos a descansar, porque el día venidero iba a ser muy triste y duro.




A la mañana siguiente, Mónica se despertó muy temprano, bueno no solo ella, ya que despertó a todo el mundo.


Desayunamos y aleeeeeeeeeeeee, a la triste tarea todos no fuimos.


Su padre cavó un hoyo bajo un árbol, en un lugar muy hermoso junto a río.




Su hermano David, hizo una pequeña cruz con unas ramitas de un árbol.




Sus amiguitosTony y Piluchi, fueron en busca de flores silvestres y prepararon un bonito ramo.


Mónica y su madre, mientras tanto....  velaban las dos juntitas, el pobre cuerpo sin vida de Fanfaniego, en espera del triste momento.


Este llegó y la cajita que contenía a Fanfaniego, con mucho cuidado, despacito...y entre amargos sollozos, Mónica en el hoyo lo dejó. Entre todos lo cubrimos de tierra, después.... David, la cruz colocó, Tony y Piluchi , dejaron las bonitas flores al pie de esta y por supuesto, se le rezó.
Durante los días siguientes, antes de la vuelta a casa, cada día Mónica iba en busca de florecillas, que depositaba en la tumba de su querido amigo Fanfaniego. Le rodaban  lágrimas  por sus tiernas mejillas, pero cada día que iba pasando....el dolor de su alma, poquito a poco, se iba mitigando. Al fin su encantadora sonrisa, volvió a brillar en sus bonitos ojos y en sus labios.
....Y colorín ....colorado, espero  querida hija, que te haya gustado
Elvira Moreno Dolz ( chagall )

domingo, 24 de abril de 2011

Medusa y Escamarlá....Los pescadores del Maresme...

Lo prometido es deuda, me lo pedisteis y acepté. Va por vosotros queridos amigos, con mucho cariño.

Luís y José viven en un bonito y pequeño pueblo pesquero, junto al mar Mediterráneo. 
Luís, tiene ocho años, vive junto a sus padres y un hermano algo mayor que el.

José, un pelín mayor, pues tiene nueve años, vive con su padre, la abuela materna y una hermana más pequeña que el.


No van a la misma escuela, ni viven en el mismo barrio, pero tienen algo en común los dos. Les gusta mucho la pesca y los dos se las ingenian, para poder hacerlo.

Estaba un día Luís, sentado en unas rocas sobre el mar. Nunca iba al mismo sítio, le gustaba cambiar de lugar, cuando iba a pescar. A su lado un par de bolsas, una con pan duro y la otra vacía, ambas sujetadas con una piedra. Acababa de atar un extremo de su sedal, a su dedo índice y al otro extremo de este, un anzuelo, al que estaba a punto de insertar un trozo de pan, cuando apareció a su espalda José.
José, llevaba un cubo en una mano, con una cajita llena de lombrices dentro y en la otra, una cañapreparada por el, de esas que se encuentran en las riberas de los ríos, o bordeando las rieras.

Se había quedado parado, sorprendido, unos pasos detrás de Luís, no esperaba encontrar a nadie en su sitio preferido. Siempre acudía al mismo lugar y nunca se había topado con nadie allí.

Se acercó a Luís y le dijo...

- Hola, que estás haciendo por aquí ??
* Voy a pescar....y tu ya veo que traes una caña - respondió Luis
- Siempre vengo aquí, nunca te había visto. Me llamo José... y tu ??
* Es la primera vez que vengo a este sitio. Yo me llamo Luis.

José, llenó de agua el cubo y dejando en la roca, se sentó junto a Luís, cogió una lombriz de la caja, la inserto en el anzuelo y lo echó en el mar.

Luís puso el pan en el anzuelo y lo dejó caer al mar, mientras le preguntaba a José, si se había montado el, la caña de pescar.
-  Sí, con la ayuda de mi padre, el me explicó como hacerlo.- respondió
* Vienes mucho a pescar ?.. - preguntó Luis.
- Bastante, pero no se lo digas a nadie, tendría que estar ahora en la escuela y si se entera mi padre, me castigará.
* Uffffffffffffffff eso me pasa a mi, por eso cambio siempre de sitio, por si me buscan los míos.

Al poco rato, mientras los dos reían y hablaban de sus cosas, la caña de José comenzó a doblarse mucho, este tiró de ella y en el extremo apareció un pez.

Muy contento de su captura, fue recogiendo el sedal y metió al pez en su cubo. Lo estaba contemplando, cuando oyó a su nuevo amigo gritar....... Eurekaaaaaaaaaaaaaaa.


Giró la cara hacia Luís y vio que este, estaba tratando de agarrar al agitado pulpo, que había picado el anzuelo. Le ayudó y lo metieron en la bolsa.
Se marcharon al ratito, tras recoger las cosas. Los dos estaban muy contentos por la pesca obtenida, quedando para otro día, en el mismo lugar.

Así transcurrió algún tiempo, pero claro, no podía ser de otra forma, sus respectivos padres, se enteraron que hacían novillos en la escuela y las pruebas de donde pasaban el tiempo, estaban muy claras. Aparecían de la nada.. peces y pulpos en las neveras. No había duda alguna..Se  Iban de pesca.

Fueron castigados por sus respectivos padres. Los anzuelos, sedales, cubo, caña..fueron guardados, hasta que dejaran de faltar a la escuela y obedecerles sin engañarles.. Pero aun así.. tanto les gustaba la pesca, que se las ingeniaban para no faltar a su cita con los peces.


En el pueblo ya conocían sus hazañas pesqueras y hablaban mucho de ellos, de su afición. Tanto, que les pusieron un mote, un apodo a cada uno. El Medusa.. llamaban a Luís y El Escamarlá .. a José.

Un día sus padres se conocieron entre sí, hablaron del problema y decidieron poner remedio. No podía ser, que los niños les des obedecieran, faltaran a la escuela, que no estudiaran, ni hicieran los deberes.. por escaparse e ir a pescar. Eso, lo podían hacer los fines de semana y algún que otro día, que no tubieran deberes ni que estudiar.

Pensando la mejor manera de lograr un cambio en los niños, decidieron que si no lo volvían a hacer, les comprarían unos buenos aparejos de pesca. Una caña con su carrete, sedales, anzuelos y una bonita nasa, para guardar la pesca.


Y lo lograron. Nunca más ni Luís ni José, faltaron a la escuela, hicieron siempre los deberes y estudiaron mucho. Iban a pescar, cuando terminaban de hacerlo y los fines de semana, si no tenían obligaciones que hacer en casa.

Por ello, por portarse como es debido, por obedecer y estudiar,  recibieron sus regalos.

Pero algo no ha cambiado......Siempre en el pueblo, seguirán siendo para sus vecinos y amigos...


  '' El Medusa ''  y ............        

    '' El Escamarlá''


Elvira Moreno Dolz ( chagall )

jueves, 6 de enero de 2011

SARA... una niña que con su bella sonrisa y su corazón rebosante de amor, hace tan feliz a su mamá

PARA TI QUERIDA SARA, CON TODO MI CARIÑO. ESE QUE NACE EN EL ALMA.

En un lugar no muy lejano, en una bonita casa, vive una niña llamada Sara.

 



Una preciosa niña,de hermosos ojos, una espectacular sonrisa y con un gran corazón rebosante de amor.


A Sara le encanta que su mamá le cuente cuentos, la escucha atentamente, mientras le regala la mejor de sus sonrisas.


Un día mientras su mamá le contaba un cuento, apareció por la ventana un pequeño duende rojo. Su mamá de espaldas a ella no lo vio, pero sí lo vio Sara, que estaba sentada de frente a la ventana y sorprendida, que no asustada, lo contemplaba con sus hermosos ojos muy abiertos y una bonita sonrisa en sus labios.



El duende rojo traspaso el umbral de ésta y eso que la ventana estaba cerrada, pues era invierno, concretamente el día de la llegada de los Reyes Magos y lentamente se acercó, hasta donde se hallaban sentadas Sara y su mamá.


El duende no pronunció palabra alguna, tan solo las contemplaba y escuchaba a la vez, el cuento que la mamá seguía contando, pues esta no se había percatado de la llegada del duende y seguía como si no estuviera allí.


El solo veía, cuanto amor había entre Sara y su madre y decidió hacerles un bonito regalo a las dos.....





De pronto el duende, extendió sus manos hacia ellas y tocándolas con un dedo a cada una, algo comenzó a ocurrir.


La habitación donde se hallaban, se iba transformando poco a poco en una mezcla de colores, tenues al principio, de todos los colores habidos y por haber, como un bonito arco iris lleno de luz y de color, para pasar después a formar todo un paraíso natural.



Había montañas, mar, cielo, lleno de todos los animalitos que te puedas imaginar. Pájaros, peces, mariposas....... Habían árboles, flores, nubes, estrellas......Todo un mundo lleno de brillo y color.





Pero no solo se transformaba la habitación, ellas también lo iban haciendo poco a poco. Lentamente sus brazos, en una preciosas alas blancas, sí, de esas tan bonitas que tienen los ángeles se iban convirtiendo .


Las dos, madre e hija, se miraban mutuamente viendo la transformación que en ellas ocurría. En sus rostros solo se veía una enorme sonrisa, de esas que van de oreja a oreja, y una pícara y cómplice mirada apareció entre las dos.


Sara y su mamá, se cogieron de la mano, mientras miraban al duende que ahora les sonreía.

 



Comenzaron a aletear y volaron las dos juntas por todo el paraiso. Llegaron hasta las estrellas y mucho más lejos... Tocaron las nubes, volaron sobre tierra, volaron sobre el mar.......




Qué rápido pasa el tiempo... tuvieron que regresar, pues llegó la hora de cenar.


Eso sí, con una gran sonrisa y mucho cariño, guardaron las alas en el armario, para volver a ir otros muchos días, las dos juntas....... a volar.....


Y......Colorín colorado, el gran amor y la preciosa sonrisa de Sara.... seguirán estando siempre en su corazón y en sus labios y su mamá de todo eso, disfrutando muy feliz.


Por eso este cuento..... no tiene un fin. Por eso este cuento.... no se ha acabado......ni terminará...


Pero sí hay algo que decir.....Una realidad, la mas hermosa de todas.


Son Muy, Muy Felices...... No se..... si comen perdices, o confites.. o tal vez... ni lo uno, ni lo otro, pero esto último.... es lo que menos importancia tiene.




Lo importante es el huerto que habita en sus corazones y que va mucho más allá, inundando sus almas. Lo que cultivan y que riegan día a día entre las dos. Ese cultivo que hay entre Sara y su madre Lourdes, es una hermosa cosecha, que es a la vez un gran regalo.


Un gran regalo... llamado AMOR



Llenando sus almas con cálidos lindos sonidos y  hermosos vivos colores 

video

Elvira Moreno Dolz ( chagall )

lunes, 6 de diciembre de 2010

El primer árbol

ESTE CUENTO, VA DEDICADO A MI BUENA AMIGA... 

FRANÇOISE

Hace mucho, mucho tiempo, en la tierra nació el primer árbol.


Era pequeño ,tanto, que casi ni se le veía entre las pequeñas hierbas que iban naciendo y lo rodeaban.

A su alrededor, también otros seres, unos bichitos muy diminutos, mucho  más que el, comenzaban a nacer y crecer.


Pero estos bichitos y las hierbas, crecían mucho más rápido que el árbol. Eso era muy peligroso, pues éstos se iban transformando poco a poco y las  hierbas, con muchas más necesidades que el, dejarle casi sin alimento.


Ante este temor, el diminuto árbol pensó que debía hacer algo para solucionar su gran problema, pero no sabia que hacer al respecto.

Pasaba el tiempo y el seguía siendo diminuto mientras todos los demás, no solo crecían, si no que también se iban transformando en diferentes animales mientras su peligro aumentaba. El no podía moverse y escapar para esconderse.


Un día, uno de estos animales se le acercó tanto, que instintivamente sus diminutas ramas alzó. Tanto temor tenía de ser devorado, que con los brazos abiertos los ojos cerró, a la espera de que llegara su fin.

Pasaba el rato y solo sentía calor alrededor de el, una ligera presión lo rodeaba pero no sentía dolor alguno. No se atrevía a abrir los ojos por temor a ver, que era lo que ocurría.

Poco a poco la intriga, pudo más que el miedo y muy despacio comenzó a abrir los ojos. Ese calor que sentía, esa ligera presión que lo rodeaba, no era más que un gran abrazo que recibía.

Estaba perplejo, sorprendido. El que tanto miedo tenía y había pasado, se encontraba unido a una ardilla en un profundo y tierno abrazo.


Al fin comprendió lo que había ocurrido. Al alzar sus ramas para auto protejerse, había convertido el gesto en una acción de bienvenida, que así interpretó la ardilla.

Ahora ya no tenía temor alguno, crecería muy despacio sí, pero lo haría siempre con sus ramas alzadas, con sus muchos brazos de madera abiertos y en ellos acogería a todos los seres, que con el quisieran estar.

Desde entonces los árboles, extienden sus ramas en señal de bienvenida.

Por eso en los hermosos bosques, nos sentimos tan a gusto y felices. Siempre somos esperados y bien recibidos, con los brazos de los árboles  alzados y abiertos.... de par en par.


FIN

 Elvira Moreno Dolz ( chagall )